Philip Mullins

México: Séptima Década

1970-1979:

Después de graduarse con el título de contador privado, Haydée trabajó en varias compañías, incluyendo el negocio de seguros de Señor Chang, más tarde aceptó el cargo en la oficina de seguros La República de Don Luis Monrroy. En Julio de 1970 Daniel, Rosita y Haydée se mudaron a un departamento en el segundo piso de Sexta Avenida Norte # 54. Al año siguiente Daniel se casó con María de la Luz (Marilú) Duque Gallegos y ellos se mudaron a una casa propiedad de su suegra Doña Hermisenda (Chendy) Duque. Rosita y Haydée siguieron viviendo en la Sexta Avenida hasta que se mudaron a la cuidad de Cacahoatán, en donde Sr. Morales había comprado una casa con un amplio patio que abarcaba toda una cuadra. Sr. Morales se mudó a vivir en Cacahoatán cuando se retiró de trabajar en las fincas cafetaleras en 1976.

Rodolfo dejó su trabajo en la finca Hamburgo en Marzo 1972 para viajar a Canadá con Gustavo Parlange, Guillermo Jaeger y Pancho Ruiz, todos eran compañeros de la escuela Miguel Hidalgo. Pancho Ruiz conoció a Pancho Ohém y Otón Ortíz de la ciudad de México y ellos le platicaron de la tienda de cuero en Toronto donde vivieron y fueron bienvenidos dos años anteriores. Los jóvenes de Tapachula volaron a Toronto. Allá les ofrecieron hospedaje en la tienda de cuero que se llama Ragnarokr. Después de dos semanas en Toronto, los jóvenes se fueron al sur de la provincia de Ontario donde encontraron trabajo en las fincas de tabaco cerca del lago Erie. Después de trabajar cuatro meses en diferentes fincas, se regresaron a la tienda de cuero en Toronto antes de regresar a México por avión en el mes de Julio. Gustavo Parlange se quedó en Toronto donde se inscribió en el colegio Humber College en un curso de manejo de hoteles. Cuando Rodolfo regresó a Tapachula, él y Daniel abrieron una tienda de repuestos de carros en la Sexta Avenida Norte. En Octubre de 1973 Rodolfo se casó con María Guadalupe Chang Bolaños.

En la primavera del año 1973, Señor Morales acompañó a Rosita y Paula DeCuir, la mejor amiga de Rosita, en un viaje turístico a Centro América. Viajaban por la carretera Pan-Americana que está cerca de la costa del Pacífico. San Salvador, la capital de El Salvador, fue la primera parada. Se fueron a conocer el Lago Ilopango en las afueras de San Salvador. En la ciudad de Tegucigalpa vieron en el Parque Las Leonas los que venden los boletos de la lotería tendidos en el piso bajo la sombra de los árboles grandes del parque. Pasaron por la cuidad de León en la ruta a Managua en Nicaragua donde se notaban los daños ocasionados por el terremoto de Diciembre 23, 1972. Después de un par de días en Managua pasaron a San José, Costa Rica. En San José encontraron llenos todos los hoteles por un festival pero localizaron cama en un pequeño hotel o posada que parecía cómodo. En la noche aparecieron cientos de pulgas que se escondían en el día y salían en la noche para atormentar a los visitantes de México. Al día siguiente fueron a la ciudad de David y después a Balboa, donde termina el canal de Panamá en la costa del Mar Pacífico. Se pararon entre Balboa y Colon para ver pasar los barcos por las compuertas de Gatún. El viaje a Panamá tardó dos semanas. Cuando terminaron las vacaciones, Señor Morales regresó a su trabajo en la finca San Enrique y Paula DeCuir regresó a la suya en el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS).

Philip Mullins y Mary Rauton de la tienda de cuero Ragnarokr en Toronto llegaron a Tapachula en Febrero 1974 para visitar a Rodolfo y su familia. Los dos Canadienses se hospedaron en el departamento en la Sexta Avenida un par de días y después acompañados por Rodolfo, Rosa María (Rosita como cariñosamente le llama su familia) y Haydée fueron a visitar al Señor Morales en la finca San Enrique. La finca esta como una hora y media de Tapachula. Rodolfo y los dos visitantes de Canadá se fueron a Guatemala donde Philip y Mary compraron sandalias y bolsas para vender en la tienda en Toronto y Rodolfo compró refacciones para la tienda en Tapachula.

Ricardo Seminario, nativo de Perú quien también conocía la tienda de cuero Ragnarokr en Toronto, estaba en Tapachula esperando una visa para viajar otra vez a Canadá. Después de varios meses él se fue a Guatemala y consiguió una visa para entrar a Estados Unidos del Norte. Cuando Philip y Mary visitaron Tapachula Ricardo y Javier un amigo, también de Perú, estaban quedándose con los hermanos Morales Bocaletti. Pocas semanas después que los Canadienses se fueron, elementos de la policía en la ciudad de México arrestaron a una muchacha como narcotraficante. Encontraron en la bolsa de la muchacha una hoja de papel donde estaba escrito el nombre y la dirección de Javier. La policía de Tapachula mandó arrestar a los dos Peruanos para ser interrogados. El Señor Morales, que habia venido de la finca para visitar a sus hijos, estaba en el departamento en la Sexta Avenida cuando llegó la policía buscando a Javier y con órdenes de revisar el departamento. Estaban buscando drogas pero no encontraron nada. Rodolfo y su esposa Guadalupe estaban recién casados. Ellos dos, Ricardo Seminario, Javier, Rosita y Haydée vivian en el mismo departamento. Cuando llegó la policía todos estaban mirando los juegos olímpicos en un pequeño televisor de color que acababa de comprar el Señor Morales. Después de registrar el departamento minusiosamente sin encontrar nada, la policía se llevó a los cuatro hombres a la comandancia. Se llevaron también el televisor, según ellos prestado, para ver las Olimpiadas, pero el televisor del Sr. Morales nunca lo regresaron.

Señor Morales salió libre después de un breve interrogatorio, pero Rodolfo quedó detenido toda la noche. Al día siguiente lo dejaron en libertad. Ricardo y Javier estaban encarcelados en la misma celda y los llevaron para interrogar durante la noche. Los torturaron a los dos muchachos con toques eléctricos. Durante la tortura, Javier se murió. La policía puso el cadáver en la celda con Ricardo y le ordenó que lo resucitara. Por miedo a la policía, Ricardo no dejó a darle los primeros auxilios a Javier todo la noche. Pero todo fue en vano. Liberaron a Ricardo en la mañana del día siguiente sin cargos y enterraron a Javier en el panteón Jardín. Días después llegó el hermano de Javier desde Perú para llevar el cuerpo de Javier a su tierra natal. Ricardo se quedó en Tapachula hasta que consiguió una visa. Ėl se fue a vivir a Virginia en los Estados Unidos.

En esta época el cónsul de Guatemala en Tapachula, el coronel Máximo Cepeda, comía en el departamento donde vivía Rosita y Haydée. El cónsul vivía arriba del consulado y tenía una sirvienta pero concluyó que Rosita cocinaba mejor que su sirvienta. El pidió a Rosita y ella aceptó el cargo de preparar su comida. Tres veces al día el coronel llegó al departamento en Sexta Avenida para desayunar, almorzar y cenar junto con los hermanos Morales Bocaletti. Esto siguió en práctica casi dos años. Cada fin de semana el coronel Cepeda viajaba para visitar a su familia en la ciudad de Guatemala y a veces Rosita aprovechó la oportunidad para visitar su hermana Angelina o su primo Enrique Bocaletti quienes vivían en la ciudad de Guatemala. El coronel y Rosita viajaban en el Jeep del coronel con su guarda espalda quien también era el chofer. El coronel y el chofer viajaban bien armados y la casa del coronel en Guatemala era construida a prueba de balas de rifle. A pesar de sus precauciones, al coronel lo asecinaron tres o cuatro años más tarde mientras viajaba entre Escuintla y Guatemala en su Jeep.

Cuando la agencia de Renault en Tapachula entró en bancarrota Daniel asumió el trabajo de hacer reparaciones garantizadas por la fábrica de carros Renault. Vendió carros Renault en cooperación con una agencia en Morelia, Michoacán. Cuando el negocio ya estaba organizado y empezaba a dar frutos, apareció una sociedad de tres personas con buena solvencia económica solicitando a la Fabrica Renault una concesión para instalar allí mismo en Tapachula una nueva agencia de autos Renault con nuevo edificio por lo cual se las concedieron a la que inauguraron con el nombre de REL Motors. Al sentirse defraudados tenían que cerrar el negocio y Daniel se trasladó a Morelia, Michoacán con dos de sus mecánicos y toda la herramienta de trabajo. Se consiguieron un local rentado e instalaron un taller. Al mes de haber principiado a trabajar uno de sus mecánicos se regresó a Tapachula aduciendo que se sentía muy triste por su familia. Al siguiente mes se fue el otro mecánico por la misma razón. Daniel se quedó trabajando solo por un año.

Daniel Morales Papá escribió una carta a su hijo Daniel contándole que un hijo de su compadre Gustavo Gálvez había fallecido en la ciudad de México donde vivían hacía ya un buen tiempo. Por lo cual pidió que fuera a darle el pésame y así lo hizo, el compadre Gustavo tenía un servicio de lavado de autos con taller de reparaciones. En la estancia de dos días con la familia Gálvez hablaron de muchas cosas y uno de los temas principales fué que el Sr. Gálvez proponía a Daniel que viniera a trabajar con él como gerente del servicio de autos, lo cual acepto. En término de un mes Daniel se estaba mudando a la ciudad de México con su esposa y sus hijos, María Elisa y Daniel Ricardo.

Trabajó por dos años en dicho negocio. El señor Gálvez le propuso a Daniel venderle el negocio con facilidades pero a Daniel no le gustaba vivir en la ciudad de México por lo cual no aceptó la oferta. Se consiguió que otra persona comprara el negocio. Aparece en la ciudad de México un amigo de Daniel el cual fue de visita y dentro de la plática le ofrece a Daniel que pongan un taller de mecánica en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Parecía una excelente idea. Daniel acepta y se muda a esa ciudad. El amigo era desendiente chino y tenía una cadena de farmacias. Su nombre era Yukio. Ėl era buen amigo y aficionado al automovilismo deportivo. Faltaba muy poco para terminar la construcción del taller cuando determinado día muere en accidente el amigo Yukio y se desvanecen todos los planes del taller.

Cerca de Tuxtla Gutiérrez está el pueblo de Chicoasén donde estaba en construcción la presa hidroeléctrica del mismo nombre comandada por la comisión federal de electricidad. A Daniel le vio la inquietud por trabaja allí e invito a su hermano Rodolfo y otro amigo de nombre Roberto Ahumada para que juntos solicitaban trabajo en esa construcción como operadores de maquinaria y, a Dios gracias, lo consiguieron trabajaron por un año hasta que se terminó la construcción. El suegro de Daniel, el Sr. Ricardo Duque Victorio, socio de una empresa de auto transportes llamada Autobuses Paulino Navarro en Tapachula, Chiapas llama a Daniel a trabajar en la administración de su negocio juntamente con Jorge Duque, cuñado de Daniel. Don Ricardo estaba cansado y quería desligarse un poco del ajetreo que implica ese tipo de negocio.

Señor Morales y su hijo Rodolfo acompañaron a Rosita y dos de sus amigas en un viaja a Estados Unidos y Canadá en Abril de 1975. El grupo que consiste en Señor Morales, Rodolfo, Rosita, Paula DeCuir y Francisca Ramos, pasaron a visitar a Ricardo Seminario en Virginia. Después de visitar a Ricardo se fueron a Chicago para visitar otro amigo de Paula. De allá se fueron a Montreal. Estaban en Montreal cuando cayó una tormenta de cuatro o cinco pulgadas de nieve. Era la primera vez que veían nevar, se sorprendieron enormemente. Las tres señoritas compraron botas para la nieve, mientras que Señor Morales y Rodolfo, gracias al aviso de un residente de la cuidad, entraron a una cantina para tomar aguardiente para combatir los efectos del frío.

Pocos días después llegaron a la ciudad de Toronto. Las tres señoritas alquilaron un cuarto arriba de la tienda de cuero Ragnarokr en 33 Baldwin Street en el centro. Señor Morales y Rodolfo se quedaron en la cuidad una semana regresando a Tapachula por autobús. Las tres muchachas se inscribieron en un curso para aprender Inglés en una escuela en la Calle Collage. Paula y Francisca, que trabajaban para el IMSS, tenían permiso para ausentarse de sus trabajos por una temporada y en el mes de Julio Francisca regresó a su trabajo en Tapachula. Rosa María y Paula se quedaron en Toronto y encontraron trabajo en una fábrica de zapatos en el centro de Toronto. Se quedaron viviendo arriba de la tienda de cuero y trabajaron en la fábrica de zapatos hasta Noviembre cuando se regresaron a México en el carro de Paula.

En la primavera de 1976 nacieron cuatro nietos más del Señor Morales. Daniel ya tenía dos hijos, Angelina (en la Cuidad de Guatemala) tenía cuatro, Rodolfo uno y Rosa María, una hija. En el fin del año, cuando nació Max, el quinto hijo y el cuarto varón de Angelina, Señor Morales tenía diez nietos. Señor Morales ya tenía 67 años y estaba listo para jubilarse de su carrera como administrador de fincas de café. Hacía varios años que él estaba preparándose para jubilarse, pagando el máximo al plan de jubilación del IMSS y ahorrando dinero para comprar una casa y un carro.

En el mes de Julio de 1976 Señor Morales compró una casa grande en la ciudad de Cacahoatán a unos veinte kilómetros de Tapachula por la Carretera 200. La ciudad de Cacahoatán está localizada al pie del volcán Tacaná y está rodeado por fincas de cacao y café. El volcán Tacaná, el segundo más alto en todo Centroamérica, siempre está cubierto con nubes. Cacahoatán, esta como 700 metros sobre el nivel del mar, es más fresco que Tapachula. En el mes de Agosto de 1976 las dos hijas de Señor Morales, Rosa María y Haydeé, y la hija de Rosa Maria, quien se llama Wendy, se mudaron a la casa en Cacahoatán. Señor Morales siguió trabajando en la finca San Enrique por un año más. Haydeé viajaba todos los días a su trabajo con Don Luís Monroy en la Calle Central Poniente en Tapachula y Rosa María empezó un negocio haciendo pasteles en su casa en Cacahoatán.

Ni el Señor Morales ni sus hijos eran ciudadanos de México ni tenían interés en la política o elecciones del país. Las esposas de sus hijos eran Mexicanas y las familias de ellas eran conectados con el partido político que gobernó el país. El suegro de Daniel, Don Ricardo Duque, era socio de una compañía de autobuses y también era jefe de la liga de futbol del municipio deTapachula. El suegro de Rodolfo, Don Antonio Chang, era dueño de una mina de grava y vendía materiales de construcción. Como la mayoría de los mexicanos, los dos eran afiliados al Partido Revolucionario Institucional (PRI). El PRI dominó la política del estado de Chiapas y sus candidatos ganaron casi todo las elecciones en el estado. El Estado de Chiapas era, y todavía es, una base electoral de la izquierda del PRI. En los elecciones del otoño de 1976 el candidato del PRI para presidente de México, López Portillo, ganó casi todos los votos en Chiapas. El ganó también los elecciones en el resto del país y lo inauguraron Presidente de la Republica en Diciembre de 1976.

Después que el Señor Morales se jubiló en 1977, él y sus dos hijas vivían en su casa en Cacahoatán. Haydée siguió trabajando en la oficina de Don Luís Monroy. Don Luís vendió seguros y también semillas y fertilizantes. Ėl era también dueño de unas pequeñas fincas. Haydeé manejó su oficina en el centro de Tapachula a pocas cuadras del Zócalo. Daniel, el hijo mayor de Señor Morales, trabajó en la compañía de autobuses de su suegro. Daniel tenía cargo de la ruta entre las ciudades de Tapachula y Cuidad Hidalgo en la frontera con Guatemala. Más tarde Daniel compró un autobús más grande de diesel y ofreció servicio de pasajeros a la ciudad de Oaxaca y el norte del país. Rodolfo, el hijo menor, era vendedor de productos químicos agrícolas y también manejó una finca que era propiedad de un par de ingenieros quienes tenían varias fincas. Rodolfo y su esposa heredaron la casa de su suegra en Novena Avenida Norte en Tapachula y la remodeló, haciéndola una casa moderna. Angelina y su esposo Roberto Ruiz siguen viviendo en Santa Lucia Cotzumalguapa en el Departamento de Escuintla en Guatemala, una hora y media (85 kilómetros) de Tapachula por la Carretera Pan América. Roberto ocupó varios trabajos. En 1986 el tenía una ruta de autobús entre Santa Lucia y una aldea indígena en la montaña cercana.

Entre los años 1976 y 1985 Rosa María tenía su negocio de comida en Cacahoatán. Su especialidad era hacer pasteles para bodas, quince años y toda ocación. Gran parte de su negocio era fiestas infantiles, de cumpleaños en donde alquilaba sillitas para los niños. También trabajaba como modista en su propia casa. En 1978 ella y su hija Wendy vivieron en Guatemala en la casa de su primo Enrique Bocaletti y su esposa Norma por tres meses mientras Rosa María asistió a clases de tejido a máquina. Cuando Rosa María y Wendy se regresaron a Cacahoatán en Septiembre de 1978, ella y Señor Morales abrieron una tienda en un cuarto de su casa que daba al frente de una escuela secundaria que acaban de inaugurar. La mayoría de sus clientes eran estudiantes de la escuela. Rosa María y su papá vendieron refrescos y comida a los estudiantes de la escuela y a sus vecinos.

Antes de 1823 Chiapas era parte del país de Guatemala y la línea divisoria entre Guatemala y México no era fijado donde está hoy en día hasta que 1882. En temas culturales y étnicos la gente de Chiapas son guatemaltecos igual que mejicanos. La región (que se llama el Soconusco) y la ciudad de Tapachula tienen mucha influencia cultural y étnica de Guatemala. Hay mucho movimiento de gente entre los dos países. Muchos trabajadores agrícolas de Guatemala cruzan la frontera buscando trabajo y muchos vendedores de origen guatemalteco circularon en el Soconusco ofreciendo sus productos a cualquier comprador. Los vendedores ofrecieron muchos productos desde pan francés hasta porcelana. Muchos vendedores cargaron su mercancía en sus propias espaldas, visitando cada aldea, pueblo y ciudad en la región. Algunos de sus productos eran de contrabando, mercancía procedente de China. Una vez Rosa María compró un par de sillas pequeñas para su hija y realizó que ella podía usar las sillas en su negocio. Ella contrató al vendedor para comprarle una docena de sillas cada semana hasta que ella tenía cien sillas. Ella pintó cincuenta sillas rosadas y la otras cincuenta azules y las alquilaba a sus clientes para las fiestas infantiles.